jueves, 14 de enero de 2010

ni alegría, ni lamento, en esos 48 segundos, todo es emoción, de un día, que se repite en mi mente, como el sonido que vuelve, de las paredes desnudas. Aborrezco la nostalgia, lo mio es otra cosa, algunas veces, dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada